11 de octubre del 2013

Patatas asadas, un clásico de las fiestas más populares


Patatas asadas

Comerse una patata asada por la calle es uno de los clásicos en los festejos más populares, como las Fiestas del Pilar de Zaragoza, donde es casi tan imprescindible como asistir a la Ofrenda de flores, ir a las ferias o correr delante de los cabezudos.

Como en tantas otras ciudades en fiestas, vuelven a proliferar los puestos callejeros de comida, con las patatas asadas al frente de todos ellos. Son muchos los que sacian el apetito con esas patatas de tamaño medio-grande, acompañadas de jamón, queso, vegetales y, probablemente, alguna salsa que llene el cuerpo de energía.

Hay que tener cuidado porque merendar una de estas patatas, tomarlas para cenar o directamente de madrugada después de una noche de fiesta puede crear auténtica adicción. Y luego hay que esperar un año para volver a disfrutar de ellas.

Bromas aparte, este plato resulta una comida muy nutritiva, con múltiples posibilidades, que la convierten en una opción válida para cualquier época del año y muy fácil para preparar en casa.

Aunque tradicionalmente se hacen al horno, cada vez más gente se inclina por la comodidad y rapidez del microondas. Y pocos se resisten a poner algunos tubérculos envueltos en papel de plata cuando se hace comida a la brasa.

Al estar asadas, el aporte calórico de la patata es bajo . Otra cuestión es tener en cuenta el resto de ingredientes que se le añaden, desde maíz, zanahoria y remolacha como en una ensalada, pasando por quesos fuertes hasta atún, salmón, beicon o carne picada, algo que las convierte en una ración mucho más contundente. La salsa, ya sea ketchup, mostaza, barbacoa o de yogur, también suma calorías, aunque una de las preferencias mayoritarias está en un sencillo aliño de sal y aceite, con un poco de vinagre en ocasiones.

Contienen, eso sí, una nada despreciable de dosis de fibra, que se encuentra, sobre todo, en la piel, que se puede comer siempre que esté bien lavada.

En definitiva, es aconsejable no abusar de este tipo de platos si se van a añadir muchas grasas pero también hay que reconocer que en época festiva la ocasión lo merece. Para los que no puedan esperar otro año, siempre pueden animarse a hacerlas en casa o acercarse a los establecimientos con fama de servir las mejores patatas de Zaragoza.

Y, tú, ¿cómo las prefieres? ¿Nos cuentas tu receta favorita de patatas asadas?

Una Respuesta a “Patatas asadas, un clásico de las fiestas más populares”

  1. Alina Onel

    Hola, me gustaria saber mas informacion sobre las patatas asadas como precios y cuanto tardaria el envio. Gracias

    Responder

Deja un comentario

  • (no será publicado.)

Introduzca el siguiente número >