19 de agosto del 2014

El ABC del distribuidor de patatas


Un buen distribuidor de patatas cuida el producto desde una primera selección hasta la mesa

No nos cansamos de repetir que en Patatas Gómez “mimamos la patata”. Este es el lema que nos acompaña allá donde vamos y podemos asentar esta máxima en los más de cincuenta años de experiencia que acumulamos en el sector. No nos limitamos a ser un mero distribuidor de patatas sino que procuramos el máximo cuidado atendiendo a una razón de ser: la satisfacción de los clientes.

Por ello, hoy os queremos explicar cómo llevamos a cabo nuestro trabajo, nuestro ABC, desde la recogida de las patatas hasta que llegan a la mesa, pasando por nuestro almacén, articulado como un gran circuito cerrado con múltiples cintas transportadoras. Nuestras patatas proceden de cultivos seleccionados y, una vez en las instalaciones de Mercazaragoza, se someten a una serie de pruebas para garantizar la mayor calidad. Algunas de las pruebas que llevamos a cabo son:

–          Control de temperatura

–          Lavado

–          Calibrado

–          Test de fritura

Estas pruebas, así como otras acciones de prevención sanitaria, nos ayudan a determinar si las patatas son aptas para el consumo. Todas ellas son importantes. Por ejemplo, dos volteadores de jumbos permiten, sin golpear el producto, realizar el calibrado para separar los tubérculos según el uso que se les vaya a dar y según el tipo de cliente al que se dirigen. Un buen distribuidor de patatas sabe que no es lo mismo una patata para un restaurante que para consumo doméstico.

Tanto para el primero como para el segundo, la patata llega en perfecto estado y con una muy buena apariencia tras pasar por el tren de lavado. Se trata de un proceso que realizamos a lo grande: ¡podemos lavar hasta 25.000 kilos de patata a la hora! Y con la piel perfectamente limpia pasan a las cámaras refrigeradas, donde se conservan en las mejores condiciones.

El envasado es el siguiente paso y, para ello, contamos con la labor inestimable de los trabajadores de Patatas Gómez, que tras una larga trayectoria con nosotros conforman una excelente plantilla especializada. Llevan a cabo una doble selección manual pero con la mínima manipulación para garantizar el buen estado del producto y para separarlas de nuevo por uso y línea de producción. Y, de ahí, a envasar. Seguro que has visto y has comprobado las ventajas del packaging de Patatas Gómez, como las tres ventanas para una correcta ventilación.

El producto se organiza por cajas y palets de forma que en nuestras instalaciones conviven todos los envases existentes en el mercado ya que cubrimos todo tipo de necesidades: desde detail hasta hostelería, pasando por grandes superficies. Y, además, como distribuidor de patatas, ofrecemos al consumidor toda la información para seguir la trazabilidad de las patatas, con datos sobre el origen, la parcela y el agricultor.