20 de diciembre del 2017

Las mejores salsas para tus patatas fritas


Después de haberte recomendado las mejores patatas para freír, hoy queremos que las pruebes con diferentes salsas. De esta forma sacarás el mejor partido a nuestras Potato. Sabemos que la patata es la guarnición perfecta, pero aún puede ser más sabrosa si le añadimos una buena salsa. Así que en el post de hoy te contamos cómo elaborar las mejores salsas para tus patatas fritas.

Nuestra querida salsa brava

Empecemos con la salsa más típica de nuestro país. ¿Quién no ha ido a tomar una cerveza y ya de paso ha pedido “unas bravas”? Hay muchas formas de hacer salsa brava, pero muy pocas veces se acierta. Unas veces pica demasiado, en otros sitios es sosa o las patatas no están perfectamente hechas. Te contamos cómo hace la mejor salsa brava, apunta:

Ingredientes

700 g de tomate triturado
1 guindilla cayena
1 cebolla
2 cucharadas de pimentón rojo picante
Sal al gusto
3 cucharadas aceite de oliva

Cortes de patatas: patatas bravas

Para empezar pondremos a calentar una sartén a fuego medio y echaremos el aceite de oliva. Mientras calienta, aprovecharemos para trocear la cebolla y la guindilla, para así verterlas en la sartén caliente. Añadiremos salsa y sofreiremos hasta que la cebolla empiece a estar dorada. Cuando la cebolla se tiña de un color dorado, añadiremos el pimentón rojo picante. Como el pimentón tiende a quemarse, nos tendremos que asegurar de ir moviendo y sofriendo unos segundos. Después añadiremos el tomate triturado y un poco más de sal y removeremos bien. Todos los ingredientes están en la sartén, así que bajaremos el fuego a casi al mínimo y lo dejaremos 12 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Lo retiraremos y echaremos la salsa en un vaso de batidora. Trituraremos hasta que nuestra salsa sea suave y sin grumos. Si todavía te ha quedado espeso, recomendamos pasarlo por un pasapurés antes de servir.

Salsa de queso

En segundo lugar, os vamos a recomendar una salsa que o te encanta o la odias. Se trata de la mítica salsa de queso, que es perfecta para los amantes de este derivado lácteo. Se puede elaborar con el queso que más te guste, desde muy suaves a quesos más fuertes, pero ahí te arriesgas a que no a todo el mundo le guste. En esta ocasión os contamos cómo elaborar salsa de queso con queso cheddar.

Ingredientes

25 g de harina
1 cucharadita de mostaza en polvo
300 ml. de leche
140 g de queso cheddar
Cebollino fresco picado
Sal y pimienta

salsa de queso

¡Salsa (adictiva) de miel y mostaza!

Colocaremos la harina, la mostaza y la leche en un cazo y lo pondremos a calentar mientras removemos. Cuando espese, retiraremos el cazo del fuego y añadiremos el queso, en este caso cheddar, y removeremos hasta que derrita. Salpimentaremos al gusto y antes de servir añadiremos el cebollino picado. ¡Que aproveche!

Salsa de miel y mostaza

Y para terminar os vamos a enseñar cómo elaborar salsa de miel y mostaza, para que tus Potato sean todo un bocado gourmet. Con esta salsa tendremos que tener cuidado con alérgenos, pues hay mucha gente alérgica a la mostaza, así que preguntad antes de servir.

Ingredientes

1 huevo
Miel
Mostaza
Aceite de girasol
Sal

salsa de mostaza y miel

El procedimiento es muy parecido al de la salsa mayonesa. Empezaremos rompiendo el huevo en un vaso para batidora, añadiremos una pizca de sal y un chorrito de aceite. Con la batidora a la mínima potencia, iremos añadiendo aceite poco a poco hasta que forme una mayonesa. Cuando esté casi lista añadiremos la miel y la mostaza al gusto, removiendo suavemente la cuchara para incorporar todos los ingredientes. Bon appétit!

¿Cuál te ha gustado más? Ponte manos a la obra y… mándanos fotos de tus patatas fritas con salsas!

Deja un comentario

  • (no será publicado.)

Introduzca el siguiente número >